La Filosofía del KOBIDO es que la auténtica belleza se consigue con un perfecto balance entre salud física, emocional y espiritual. El KOBIDO consigue la excelencia combinando técnicas refinadas durante siglos con los mejores productos disponibles para crear un cuidado superior para la cara y el cuerpo.  

Así pues el KOBIDO, que se distingue de otros masajes faciales por las técnicas que emplea, es considerado como un masaje refrescante que estimula el tono de la piel, mejora la circulación, aumenta la relajación y promueve el crecimiento del colágeno con el paso del tiempo. Se cree que es extremadamente eficaz en el tratamiento de piel seca y grasa, acné, arrugas, manchas de la edad y el tono facial pobre. Además, el KOBIDO es considerado como uno de los tratamientos naturales más eficaces

 para mejorar la condición de la piel y minimizar el proceso de envejecimiento.

El profesional del KOBIDO se centra en la piel del paciente, prestando mucha atención a su color, textura y turgencia. Se referirá entonces al estado del «ki» del paciente, o energía vital, y al equilibrio de las condiciones psicológicas puesto que, según se cree, el equilibrio del flujo del ki hace que se equilibren el cuerpo y las emociones simultáneamente. Durante la sesión, los músculos de la cara, cuello y cuero cabelludo son sistemáticamente masajeados mientras que los puntos de acupuntura son activados mediante presiones. Así, se ayuda a restaurar la circulación sanguínea y se drena la linfa.

Subscríbete a nuestra newsletter

Subscríbete a nuestra newsletter

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

¡Te has suscripto satisfactoriamente!